Este hombre contrató a esta chica para que le limpiase la casa porque, desde el primer momento, le hipnotizó con sus grandes tetas. Después de mucho seducirla, ha conseguido que acepte un trabajo de lo más especial; le ha pedido que le haga una buena mamada y ella no lo ha dudado ni por un momento. Con su impresionante escote se la ha puesto bien dura y luego se ha abierto la boca para poder meterse su polla hasta que ha conseguido que se pudiera correr.