Esta mujer siempre se ha sentido atraída por el vecino. Además, sabe que tiene un buen miembro porque siempre se le nota a través del pantalón. En un momento dado, se ha dejado seducir y le ha tenido que hacer una mamada que ninguno de los dos va a poder olvidar a lo largo de su vida. Les encanta tener relaciones sexuales de esa manera tan especial hasta que el tío se le corre en la boca.