Este hombre ha sido despedido del trabajo y ha ido a recoger a su chica a su casa para poder comentar como estaba la situación. Ello, para animar, ha decidido sorprenderle con algo completamente original: le ha sacado la polla mientras iban al volante y se ha quitado la ropa interior. A continuación, se le ha puesto encima, se la metido y han empezado a tener relaciones sexuales a toda velocidad. Con esta técnica, han conseguido alcanzar el clímax total en un tiempo récord.