Esta tía ha llegado a casa un poco borracha y lo primero que ha hecho ha sido sacar un enorme vibrador y sólo ha metido por el chocho. Su marido, el que también estaba algo borracho, acogido una cámara para poder registrar toda la situación. La muy guarra no ha parado de estimulárselo hasta que llegado un momento en el que ha alcanzado el orgasmo. Al día siguiente, en cuanto visto la grabación, no se lo ha podido creer.