Estos maduros sin ir al bosque a poder desconectar de todo es pasar una experiencia que han podido clasificar como de fantástica. Cuando nadie les ha visto, se han quedado completamente desnudos: la mujer se ha puesto a cuatro patas y el otro penetrado por detrás. Lo que no sabían es que había un chico que, buscando su hermano, había cogido la cámara y había registrado toda la situación. Luego ha compartido la grabación en Internet.