Este hombre se ha sentido atraído de inmediato por una chica que no para de mirarle. Después de seducirla con un par de frases, ha conseguido que ella se ponga de rodillas y que le pueda comer la polla durante un buen rato. Con el calentón, le ha puesto el culo en pompa y se la ha empezado a meter tan solo apartando las bragas, sin tan siquiera tener tiempo para poder quitárselas. Una vez que se ha corrido dentro, ni tan siquiera le ha pedido el teléfono.