A esta mujer siempre le ha gustado hacer mamadas a sus amigos porque tiene una técnica tan especial y placentera, que ellos siempre le acaban dando las gracias comiéndole el coño durante el buen rato. En esta ocasión le ha comido la polla al padre de un amigo suyo. Lo mejor de todo es que hasta ha dejado que este la grabe con la cámara de su teléfono móvil.