Un hombre ha decidido que quiere probar nuevas cosas en el ámbito sexual. Es por ello por lo que le ha propuesto algo muy novedosos a su mujer, le ha pedido que le meta los dedos por el culo. Este se ha puesto a cuatro patas y se ha dejado tocar en todo momento. Es cierto que al principio le ha dolido un poco… sin embargo, luego le ha localizado el punto G y ha llegado hasta a correrse.