Esta pelirroja ha decidido hacer algo muy especial por su novio. Se han duchado juntos y luego ella se ha arrodillado y ha empezado a hacerle una gran mamada. Sus chupadas no suelen durar más que unos segundos pero está vez ha sido casi un cuarto de hora. El tío está tan excitado que va a hacer lo imposible para no corrérsele en la boca… aunque no sabe si lo va a llegar a conseguir.