Un chico le ha pedido a su novia que le mande un vídeo metiéndose los dedos en el coño. Ella se sentía algo indecisa pero, finalmente, lo va a llegar a hacer. Aunque intentará ser valiente, lo cierto es que le da cierta vergüenza hacerlo.