Aunque tiene un poco de barriga, esta joven me resulta muy morbosa. Tiene el cuerpo tatuado de arriba abajo y piercings en los pezones. Además, se la chupa de miedo a su novio. Este se tumba a la bartola en su cama, y ella le propina una espectacular mamada, tanto se la mete entera en la boca, como solo la puntita y lo pajea mientras se la chupa. Ella sabe lo que le gusta a su pareja y se lo da sin miramientos. Pocas veces he visto a una mujer chuparla tan bien, especialmente cuando acompaña el movimiento con una de las manos, con la cual realiza recorridos circulares.