Menuda suerte tiene el protagonista de este vídeo amateur, quien tras una noche de fiesta acaba en casa con tres de sus amigas,las cuales están tremendamente cachondas. Una vez se han desnudado los cuatro, el chico no lo duda y les pone la polla en la cara, para que, como buenas amigas que son, le hagan un favorcito. Al final acaba corriéndose en la boca de una, mientras las dos restantes se enrollan la una con la otra. Tremenda orgía en la que todos tocan a todos, y la cual el joven decide grabar para la posterioridad.